Estudiando un sol joven

¿Cómo surgió la vida en la Tierra?

Astronomy and Astrophysics es una revista europea, que publica artículos sobre astrofísica y astronomía teórica, de observación e instrumental.
Astronomy and Astrophysics es una revista europea, que publica artículos sobre astrofísica y astronomía teórica, de observación e instrumental.

¿Cómo surgió la vida en la Tierra? Es una pregunta que se ha planteado el hombre desde que empezó a investigar la vida propiamente dicha. Pero, tal vez, dentro de poco tiempo podremos responder con más detalle a esta pregunta.

La revista Astronomy & Astrophysics publicó recientemente los resultados de una investigación que ha consistido en conocer el comportamiento de estrellas similares al Sol pero en sus etapas más jóvenes, y así saber más sobre el pasado y el futuro del Sol, pero también sobre cómo pudo surgir la vida en la Tierra y, por extensión, en planetas que orbiten estrellas similares al Sol.

Estrellas como el Sol tienen ciclos de actividad que se manifiestan en sus capas exteriores, y en el caso de nuestra estrella sabemos que tiene una importante influencia en el clima terrestre, especialmente a través de los fenómenos que suceden en la corona.

Se conocen muchas estrellas con ciclo en la cromosfera pero, hasta ahora, se han descubierto tan solo tres con ciclos de actividad coronal como los del Sol y, además de ser más viejas y menos activas, todas formaban parte de un sistema binario.

Si hablamos de un candidato que cumpla las características de un joven sol, tenemos que hablar de Iota Hor, en la constelación de Horologium, una estrella que tiene unos 600 millones de años frente a los 4.500 millones de años de nuestro Sol. Esta joven estrella cuenta con un corto ciclo de actividad en su cromosfera (el más corto hasta ahora).

Según el Doctor Jorge Sanz Forcada, investigador del INTA en el Centro de Astrobiología (CSIC-INTA) y miembro de la colaboración AstroMadrid, que lidera este trabajo, “no sabíamos nada sobre los ciclos coronales del Sol en la época en que surgió la vida en la Tierra, por lo que llevamos a cabo un estudio en rayos X de la corona de esta estrella con el fin de ver cómo se comportaba durante el ciclo cromosférico”.

Se ha monitorizado a la estrella Iota Hor con el satélite XMM-Newton y se vio que los ciclos cromosférico y coronal eran muy similares. En los tres ciclos observados se ha visto que tras completar uno de estos períodos el siguiente se interrumpe antes de llegar al máximo adquiriendo un comportamiento caótico que puede estar modulado por un período mayor.

El XMM-Newton (X-ray Multi-mirror Mission - Newton) es un observatorio espacial de rayos X nombrado en honor de Isaac Newton. fue lanzado el 10 de diciembre de 1999 desde Kourou por un Ariane 5. Fue colocado en una órbita entre 7.000km y 114,000 km de la Tierra y tarda 48 horas en completar una vuelta a la tierra. Pesa 3.800 kg, mide 10 m de largo y unos 16 de ancho. Cuenta con tres telescopios de rayos X y un telescopio de 30 cm de diámetro que permite observar los objetos en luz ultravioleta y visible. Los principales campos de estudio de XMM-Newton son los fenómenos cósmicos que involucran procesos muy energéticos: Explosiones de supernova, estrellas binarias interactivas, núcleos galácticos activos, cúmulos de galaxias. Ha sido el primer observatorio en detectar la influencia del campo gravitacional de una estrella de neutrones en la luz que emite.
El XMM-Newton (X-ray Multi-mirror Mission – Newton) es un observatorio espacial de rayos X nombrado en honor de Isaac Newton. fue lanzado el 10 de diciembre de 1999 desde Kourou por un Ariane 5. Fue colocado en una órbita entre 7.000km y 114,000 km de la Tierra y tarda 48 horas en completar una vuelta a la tierra.
Pesa 3.800 kg, mide 10 m de largo y unos 16 de ancho. Cuenta con tres telescopios de rayos X y un telescopio de 30 cm de diámetro que permite observar los objetos en luz ultravioleta y visible. Los principales campos de estudio de XMM-Newton son los fenómenos cósmicos que involucran procesos muy energéticos: Explosiones de supernova, estrellas binarias interactivas, núcleos galácticos activos, cúmulos de galaxias. Ha sido el primer observatorio en detectar la influencia del campo gravitacional de una estrella de neutrones en la luz que emite.

“Es la primera vez que se observa un ciclo de este tipo en rayos X en una estrella activa y que se establecen los ciclos coronales en una estrella similar al Sol en su juventud. Cada 1,6 años Iota Hor completa un periodo de actividad. Posiblemente estamos observando los primeros ciclos de actividad en la vida de una estrella de tipo solar”, afirma Sanz Forcada.

Para que surja la vida tal y como la conocemos en la Tierra es necesario agua, carbono y otros elementos para combinarse y, por último, una fuente de energía.

En cuanto a la energía, cabe destacar que las estrellas jóvenes como Iota Hor rotan más rápido, provocando una mayor emisión de radiación ultravioleta y de rayos X en sus primeras etapas, suavizándose conforme la estrella va envejeciendo.

Con estos nuevos datos se podría concluir en qué momento puede comenzar a surgir vida en un planeta tal y como la conocemos, en base a la dosis de radiación UV y X que recibiría la superficie del planeta.

En 1999 se anunció el descubrimiento de un planeta extrasolar denominado Iota Horologii B, se mueve en una órbita excéntrica similar a la que separa la Tierra del Sol. No obstante, el planeta es muy diferente al nuestro, ya que con una masa al menos el doble de la de Júpiter probablemente sea un gigante gaseoso. Su periodo orbital es de 320 días.12 La distancia a la que se encuentra de su estrella permite la existencia de agua líquida.
En 1999 se anunció el descubrimiento de un planeta extrasolar denominado Iota Horologii B, se mueve en una órbita excéntrica similar a la que separa la Tierra del Sol. No obstante, el planeta es muy diferente al nuestro, ya que con una masa al menos el doble de la de Júpiter probablemente sea un gigante gaseoso. Su periodo orbital es de 320 días.12 La distancia a la que se encuentra de su estrella permite la existencia de agua líquida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *