Creatividad en cadena

Cuando la inspiración ajena se convierte en fuente de inspiración

¿Qué conexión existe entre Cervantes y Led Zeppelin? ¿Y entre Tolstoi y La naranja mecánica? Las simbiosis entre arte, cine, música y literatura tejen curiosos vínculos que se alimentan y, a su vez, nutren nuevas creaciones.

Buddy Holly, las gafas que agudizaron la mirada del rock and roll

Su música suena por encima de los prejuicios

Mediados de los años 50. Un puñado de blancos guapos vestidos de chicos malos que rompen el monopolio negro del rock and roll y enamoran a las adolescentes. De pronto, un gafotas de traje impecable irrumpe en la escena. Tras un generalizado recelo inicial, su música suena por encima de los prejuicios: el empollón de la clase se lleva la chica al baile. Esta es la historia de cómo Buddy Holly, un miope desgarbado de la América profunda rompió los cánones musicales y estéticos de su tiempo y plantó las semillas de los que habrían de llegar.

Westworld, la nueva serie de HBO que explora la inteligencia artificial

Con Anthony Hopkins y Ed Harris a la cabeza

Westworld, la última serie de ciencia ficción de HBO creada por Jonathan Nolan y Lisa Joy, se ha plantado, con apenas dos episodios emitidos, en las pantallas de todo el planeta. Esta nueva propuesta del canal estadounidense, basada en una cinta con el mismo nombre protagonizada por Yul Brynner en 1973, explora una vez más las posibilidades argumentales que ofrece la inteligencia artificial.

Marla Singer, un homenaje al rosa melocotón

Gatos esfinge, ananás, revólveres, cruces y hectáreas de tatuajes

Marla Singer, dueña de una estética cuidada, desde la elección de su alias —un claro homenaje al inolvidable personaje femenino de Fight Club— hasta su obsesión por ocultar su verdadero nombre, viene paseándose por los pasillos de la escena artística de internet desde hace un par de años.

Alexa Meade y su serie Living Paintings, mucho más que body painting

Llevar el mundo tridimensional a la bidimensionalidad

El trabajo de Alexa Meade péndula entre la pintura y la instalación pero tomando elementos de otras disciplinas como el body painting —técnicamente es lo que hace— la ilusión óptica, la técnica tilt shift, la fotografía y la edición de video. A través de la conjunción de estás disciplinas y sus herramientas, Alexa Meade a conseguido dar con una veta poco o nada explotada: llevar el mundo tridimensional a la bidimensionalidad.