El 25 de abril de 1982 Rosario Central le ganaba 2 a 1 a Newell´s en Arroyito con doblete de Edgardo Bauza.

¿Quién es Edgardo Bauza? Y, ¿para qué fue elegido?

El escogido para dirigir a la Selección Argentina

Edgardo Bauza es el nuevo seleccionador nacional argentino. Patón fue elegido por Armando Perez luego de entrevistar a otros once candidatos.

Gerardo Martino ya tiene sucesor en la Selección Argentina. Se trata de Edgardo Patón Bauza que, al igual que Tata, es un símbolo en Rosario. Aunque, claro, cada uno identificado con colores que se oponen. La elección, tan dilatada, estuvo a cargo de Armando Perez, quien semanas atrás fuera designado presidente de una Comisión Normalizadora de la FIFA cuya función principal era (y es) fijar nueva fecha para las elecciones en la Asociación del Fútbol Argentino. Sin embargo, antes de poder resolver el embrollo mencionado, el primer gran desafío surgido en ese ente tambaleante que es la AFA fue, por supuesto, elegir un entrenador para la selección mayor. Y Perez, luego de conversar con varios (¡doce en total!) candidatos, se decidió por Bauza. Pero, ahora que el dilema está resuelto, ¿qué tipo de proyecto es este que acaba de iniciar la AFA? ¿Qué objetivos se plantea? ¿Refundar la institución? ¿Salir del paso? ¿Ganar por fin una final?

 

Bauza: “En una cancha el que más piensa es el que más posibilidades tiene de resolver situaciones.” Por lo que dice, le gustan (cómo no) Andrés Iniesta, Charles Aránguiz o, para mentar un argentino, Javier Mascherano.

Demasiados interrogantes. Comencemos por el protagonista: ¿quién es Bauza?
Como jugador, fue un defensor central que impuso respeto desde su casi metro noventa, en un área y en la otra. En el Gigante de Arroyito o en la Bombonera. El segundo máximo goleador histórico de Rosario Central (detrás de Mario Kempes) y el jugador más canalla de todos, el que más goles le convirtió (9) a su rival eterno, Newell´s. Además, Patón es el cuarto defensor del mundo más goleador de la historia del fútbol (después de Ronald Koeman, Daniel Pasarella y Fernando Hierro) con 108 conquistas. Fue campeón con Rosario Central en dos ocasiones: Campeonato Nacional de 1980 y Torneo de Primera División 1986/87. Su participación en la Selección Nacional le dejó una doble espina clavada: formó parte del plantel que perdió la final del Mundial de Italia 90 ante Alemania y no pudo jugar ni un minuto en todo el torneo.

El 25 de abril de 1982 Rosario Central le ganaba 2 a 1 a Newell´s en Arroyito con doblete de Edgardo Bauza.
El 25 de abril de 1982 Rosario Central le ganaba 2 a 1 a Newell´s en Arroyito con doblete de Edgardo Bauza.

Como entrenador fue el responsable de que Liga de Quito (y el fútbol de Ecuador) obtuviera por primera vez la Copa Libertadores en 2008. Y más tarde, en 2014, hizo lo propio con San Lorenzo, club que en 105 años de historia no había ganado ese trofeo. Además, es el único director técnico que disputó cuatro veces la instancia semifinal de la máxima competición de clubes de América (con Rosario Central y San Pablo, además de los ya nombrados). Un dato frío: Bauza nunca jugó ni dirigió en Europa.

Gerardo Martino en conferencia de prensa año 2015: “El equipo debería ser un 50% mío y un 50% del Patón, así ustedes estarían más tranquilos”.

En general, al mundo fútbol de Argentina la noticia le dejó buen sabor en boca. Los antecedentes notables de Patón hicieron una buena parte, mientras que algunos nombres incluidos entre los candidatos (Ramón Díaz, Caruso Lombardi) se encargaron del resto. Sin embargo, Bauza no está exento de críticas. Se le ha reprochado reiteradas veces que sus equipos son muy defensivos, a lo que él responde con un tajante “Me importa un huevo“, y aclara que “el que no sabe defender no puede ganar“. También es lógico que lo tilden de conservador, ya que tiene una obsesión con el fútbol italiano. Pero, ¿tienen sentido las críticas o (en este caso) las especulaciones sobre qué estilo desplegará la Selección Argentina de Edgardo Bauza? ¿Argentina necesita ser fiel a un estilo o en realidad al público lo único que le importa es que de una vez por todas se acabe la sequía de títulos?

El 13 de agosto de 2014 San lorenzo de Almagro se consagraba Campeón de América y Edgardo Bauza pasaba a ser procer del club.
El 13 de agosto de 2014 San lorenzo de Almagro se consagraba Campeón de América y Edgardo Bauza pasaba a ser procer del club.

Hagamos un repaso breve (e injusto, por ende) del derrotero de los últimos siete entrenadores albicelestes (en el transcurso de cuatro mundiales) para descubrir si existe un patrón o una pista de hacia dónde debería ir estilísticamente la Selección.
El equipo súper ofensivo de Bielsa se despidió en primera ronda en 2002. Las malas decisiones importantes de Pekerman (por como planteó el segundo tiempo con Alemania y por no animarse a tirar a Messi a la cancha) lo dejó fuera en cuartos en 2006. Una breve segunda gestión de Alfio Basile que no dejó mucho para analizar y un intermezzo de Checho Batista que cosechó una medalla de oro y mucho guión para una telenovela. La anarquía total marca registrada de Maradona que devino eliminación en cuartos con baile incluido en Sudáfrica. El planteo defensivo y efectivo y ese cierto espíritu pasivo de Sabella (los cambios que “hace” Messi en el entretiempo del primer partido y la decisión de no reemplazar a Higuaín después de su pobre participación en el torneo) que llevaron a Argentina a arañar la gloria en 2014. Y Tata Martino y su déjà vu siniestro compuesto por tres ingredientes: una final, Chile y una definición por penales.

Como jugador perdió la final del 90 con Alemania y encima no salió del banco. Ahora lo verá desde el mismo lugar pero con protagonismo.

Es curioso que Martino, cuando empezaba a recibir críticas con frecuencia por los desajustes defensivos de su equipo, ironizara ante los periodistas: “El equipo debería ser un 50% mío y un 50% del Patón, así ustedes estarían más tranquilos”. Ahora el equipo es cien por cien de Edgardo Bauza, pero sería injusto negar la importancia de, al menos, las dos gestiones anteriores. Si Argentina cosechó buenos resultados (accedió a tres finales y lidera desde hace años el ranking FIFA) se debió a la capacidad de sus jugadores y de los cuerpos técnicos de Gerardo Martino y de Alejandro Sabella. Poco o nada hay para reconocerle a los dirigentes, que desde hace mucho tiempo sólo intentan salir del paso con parches circunstanciales y esquivan la necesidad imperante de un proyecto consistente. Ahora, en un mes, la Selección Argentina deberá enfrentar a Uruguay y a Venezuela por Eliminatorias del mundial. Después le quedarán diez partidos más y, si consigue ganarse un lugar para estar presente en Rusia, intentará nuevamente jugar siete finales y coronarse campeona del mundo. El capitán de este Barco pesado ahora se llama Edgardo Bauza, y su travesía acaba de empezar.

Autor: Nacho Lopez

Nacho Lopez nació en el sanatorio Mitre un 19 de noviembre. Después, otro día, nació el escritor. En Buenos Aires cursó el primer año de Comunicación Social en un pequeño edificio, en la localidad de Merlo, que tuvo sus mejores épocas como bailanta tropical. Los años siguientes fueron en una antigua fábrica textil provista de aulas magnas con enormes ventanales industriales. Recordando a menudo esa extraño y noventoso modo de asignación edilicia argentino, ya en Barcelona, asistió a un puñado de cursos de narrativa en diversas aulas y bibliotecas de la ciudad condal, en la que actualmente vive y de la que a veces piensa con alivio: “ésta no va a poder conmigo”. Le gustan los libros, prefiere los de papel. Escribe en Verböten sobre libros o sobre la trascendencia de estos, sobre los autores de esos libros, acerca de su definitivo impacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *