La página en blanco, el vacío como lugar de introspección

La página en blanco

El vacío como lugar de introspección

Es bastante popular el pánico que para algunos de nosotros humanos pensantes y apasionantes nos supone dar el primer paso, romper el silencio, manchar una página en blanco, un lienzo, un pentagrama y dejarlo existir. Pues desde mi más sincera ignorancia, he de deciros que he sido una gran seguidora de ese pánico escénico, y como no, mi curiosidad no ha podido sucumbir a tal tentación de descubrimiento. ¿Porqué? La falta es creación, para llegar a simbolizar, transformar lo que queremos expresar, incluso a veces lo que no queremos, simplemente en algo, tenemos primero que encontrar las preguntas correctas, y esa operación de introspección es la que en muchas ocasiones nos genera pánico, nos inunda de dudas, y nos bloquea.

 

La página en blanco, el vacío como lugar de introspección
La página en blanco, el vacío como lugar de introspección

La página en blanco simboliza también la página escrita, y es que la cuestión siempre reside en nuestra entrañas, ¿Qué somos? ¿De dónde venimos? ¿Hacia dónde vamos? Creo que la cuestión fundamental de la creación de cualquier proyecto, incluso de la vida cotidiana, no es solamente el planteamiento ideal y la puesta en marcha, sino la permanencia en ese lugar eterno de la creación y la decisión de que haya testigos o no de ello.

La página en blanco, el vacío como lugar de introspección
La página en blanco, el vacío como lugar de introspección

La falta genera deseo, y tiene como función un valor de verdad. La falta, el objeto a como dicen los psicoanalistas, la página en blanco es en realidad una pregunta que atraviesa nuestra existencia, una pregunta que provoca en nosotros una demanda, y causa deseo. Un deseo que nos impulsa muchas ocasiones inconscientemente hacia experiencias donde tratamos de identificarnos, aunque, lo que transforma, lo que trasciende es construir algo verdadero en lo que poder poner nuestro nombre, nuestra identidad, nuestro valor.

La página en blanco, el vacío como lugar de introspección. © Jane Beata
La página en blanco, el vacío como lugar de introspección. © Jane Beata

Gozar es fácil, lo complicado es hacer el amor. Y así la gran decisión de creación nos impone el compromiso de algo verdadero, de atreverse a ser y no atreverse a ignorarse. Muchas veces en lo atrevido de la ignorancia caemos en el goce equivocado, llenando vacíos, y contestando preguntas que no son, nos compramos ropa que nunca nos ponemos, nos apuntamos a cursos que nunca terminamos, vivimos infelizmente en trabajos que nos enferman, y cosas mucho más escabrosas. Pero no se alarmen traigo buenas noticias, ese impulso que nos lleva a cosas que no deseamos que permanezcan, es también generador de cambios, cambios positivos que cuando acontecen suelen tener un efecto de ¡wow! lo encontré. Así que equivóquense, enfréntense tantas veces como haga falta a la página en blanco para conseguir algo verdadero. Yo seré vuestra fiel admiradora creadores y creadoras del mundo. ¡Gracias!

Autor: Haize Millan

Me defino como una pirata de la cultura, prefiero saquear, secuestrar y transfigurar el mundo de las ideas desde perspectivas que discutan las leyes de la ciencia, la política, la ética, y sobre todo las pasiones. De Especializada en Psicoanálisis Lacaniano, Psicóloga clínica por deformación universitaria, surco los mares de este incierto universo bloguero para romper moldes, desvelar inquietudes, hacer muchas preguntas, y sobre todo para tratar de ser cada día más ignorante, porque cuanto más descubro más me doy cuenta de lo poco que sé. Espero que os guste.