T. Dylan Moore | Verböten Magazine

Entrevista a T. Dylan Moore. La naturaleza del dibujo

Un jungla en Nueva York

Charlamos con el artista plástico T. Dylan Moore sobre sus trabajos y de la situación que atraviesa el arte a nivel mundial.

Brooklyn-Barcelona, conversaciones de arte

Este artista plástico estadounidense nació en Maryland aunque considera Carolina del Norte como su verdadero lugar de origen. Estudió Bellas Artes en The Savannah College of Art and Design. Actualmente vive y trabaja en el distrito de Brooklyn en New York. Charlamos con T. Dylan Moore sobre sus trabajos, procesos y de la situación que atraviesa el arte a nivel mundial.

 

T. Dylan Moore | Verböten Magazine
T. Dylan Moore | Verböten Magazine

-¿Recuerdas tu primer encuentro con el arte? 
-A ver… mis primeros roces se remontan más allá de mis recuerdos. Mi padre es artista, así es que crecí rodeado de libros de arte, pinturas, esculturas, etc. También me llevó de niño a una gran cantidad de museos y galerías.

-En tu obra existe una fuerte conexión con la naturaleza. ¿Cuál dirías que es la razón de esta tendencia?
-La respuesta es simple, me gusta la naturaleza; siempre me gustó. Algunas de las primeras cosas que recuerdo haber dibujado eran animales… bueno, como todos los niños del mundo creo. La temática de la naturaleza comenzó a cobrar fuerza en mi estilo después de haber vivido varios años en Atlanta. La nostalgia por mi Carolina del Norte hizo su trabajo y supongo que pintar naturaleza me hizo sentir más conectado con los recuerdos de aquella vida.

T. Dylan Moore | Verböten Magazine
T. Dylan Moore | Verböten Magazine

-Conservation of Energy es mi pieza favorita. ¿Qué puedes contarnos acerca de ella?
-Gran parte de mi obra habla de nosotros cómo seres humanos, de como nos relacionamos con la naturaleza. Esta fue probablemente la primera pieza sobre este tema. Es uno de mis favoritos también. Intente mostrarnos como parte de la naturaleza. El título proviene de la ley de la física que establece que la energía y la materia no pueden ser creadas ni ser destruidas, sólo pueden cambiar de forma. Quería mostrar que éramos parte de la naturaleza antes de nuestro nacimiento y volveremos a ella después de morir, entonces, ¿por qué nos consideramos separados de ella cuando estamos vivos?

T. Dylan Moore | Verböten Magazine
T. Dylan Moore | Verböten Magazine

-¿Afectó la escuela de arte tu estilo?
– La verdad es que no creo que la escuela haya afectado el desarrollo de mi estilo pero lo que sí hizo fue acelerar mi aprendizaje. Recomendaría asistir a clases a todo aquel que tenga la posibilidad de poder pagarlas, y los que no puedan que peleen por becas, con mucho esfuerzo y un poco de talento es posible conseguirlas.

-¿Qué nos puedes contar de New York como capital mundial del arte?
-En realidad no estoy seguro de que haya vivido aquí el tiempo suficiente para opinar al respecto pero voy a intentarlo de todos modos. Por lo que he visto la atmósfera general del movimiento de arte contemporáneo es bastante universal. No creo que el propio mundillo del arte realmente entienda lo que está pasando dentro de él. Hay galerías que todavía están mostrando arte conceptual e incluso minimalista, otras hacen lo mismo con cultura pop y fan-art, y hasta las hay que ofrecen surrealismo lowbrow y pop. Ha habido un aumento reciente en el arte figurativo y el representativo. Muchos ya no ven Nueva York como el centro cultural que era hace años (sobre todo debido al aumento de los gastos para vivir aquí), pero todavía está lleno de artistas, y eso es maravilloso.

 

Autor: Cristóbal Páez

Nació en Argentina a finales de los años setenta a orillas de la cordillera de Los Andes entre caña de azúcar, limones y una dictadura que ya despuntaba sus últimas locuras. Terminó la escuela como pudo y con 18 años se largo a viajar. Se unió a un circo en Buenos Aires, tocó el charango en las calles de Arequipa, comerció fósiles en el desierto de Atacama, vendió anillos en Rio y semillas para brujerías en La Paz. Llegó a la Europa de las vacas gordas y entre brindis y trasnochadas las vio adelgazar. El amor a las letras lo arrinconó en una de las esquinas de la vida, y con casi 34 años y la medida justa de rabia, fundó Verböten para escribir hasta morir o hasta que la tinta se acabe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *