Alexa Meade, Living Paintings, 2016.

Alexa Meade y su serie Living Paintings, mucho más que body painting

Llevar el mundo tridimensional a la bidimensionalidad

El trabajo de Alexa Meade péndula entre la pintura y la instalación pero tomando elementos de otras disciplinas como el body painting —técnicamente es lo que hace— la ilusión óptica, la técnica tilt shift, la fotografía y la edición de video. A través de la conjunción de estás disciplinas y sus herramientas, Alexa Meade a conseguido dar con una veta poco o nada explotada: llevar el mundo tridimensional a la bidimensionalidad.

En algún punto, todos los creativos, sin importar su ámbito, caen en la trampa del pesimismo y se unen al mantra triste del “ya esta todo inventado”. Es innegable el poder de seducción de esta idea, es más fácil negar una salida que luchar para encontrarla. Las reglas, las que rigen nuestra realidad están “todas inventadas”, pero el universo que se desarrolla dentro de sus limites, no. Tenemos siete notas musicales desde siempre pero cada año algún inspirado logra una nueva combinación que logra movilizarnos. Lo mismo pasa con los colores y la pintura, las emociones y el teatro, las formas y la escultura. Este es el caso de Alexa Meade, una artista plástica estadounidense que con su serie Living Paintings ha avergonzado una vez más a los que, por falta de voluntad o de talento, se estancan en el simplismo del pesimismo.
El trabajo de Alexa Meade péndula entre la pintura y la instalación pero tomando elementos de otras disciplinas como el body painting —técnicamente es lo que hace— la ilusión óptica, la técnica tilt shift, la fotografía y la edición de video. A través de la conjunción de estás disciplinas y sus herramientas, Alexa Meade a conseguido dar con una veta poco o nada explotada: llevar el mundo tridimensional a la bidimensionalidad.
Tras siglos de exploración de la perspectiva y la obsesión por el realismo, artistas como Alexa Meade desafían la corriente y proponen en su obra una reinterpretación de los elementos, una nueva forma de convinarlos y, en definitiva, de entenderlos.
El valor de su trabajo es, si cabe, aún mas notable por tratarse del siempre denostado —a veces con razón— body painting. Esta joven artista nacida en Washington en 1986, ha revitalizado con Living Paintings, una disciplina maltratada y desterrada de lo que se considera “in” en el siempre cambiante mundo del arte.
Las obras de Alexa Meade se han expuesto en museos y galerías de todo el mundo como el Smithsonian’s National Portrait Gallery de Washington, la Saatchi Gallery de Londres o en el Grand Palais as part of Art Paris de la capital Francesa.

Alexa Meade, Living Paintings, 2016.
Alexa Meade, Living Paintings, 2016.
Alexa Meade, Living Paintings, 2016.
Alexa Meade, Living Paintings, 2016.
Alexa Meade, Living Paintings, 2016.
Alexa Meade, Living Paintings, 2016.
Alexa Meade, Living Paintings, 2016.
Alexa Meade, Living Paintings, 2016.
Alexa Meade, Living Paintings, 2016.
Alexa Meade, Living Paintings, 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *