Adamo Dimitriadis, retrofuturismo al óleo

Adamo Dimitriadis, retrofuturismo al óleo

El futuro que nunca llegó

Motivado por una exposición de René Magritte e inspirado en el “arte científico” de Fritz Kan y el retrofuturismo de Arthur Radebaugh, el artista español Adamo Dimitriadis explora en su obra un tiempo-espacio de la estética de nuestra sociedad poco explotada hasta la fecha. Como el mismo Dimitriadis asegura, uno de los pilares de su propuesta es ”el futuro que nunca llegó” una premisa que el pintor madrileño ha construido a partir de elementos propios de la década de los cincuenta y sesenta como la era atómica o la guerra fría.
En piezas como Future Unveiled o Radium TV, Dimitriadis retrata aquel futuro perfecto siempre “ensombrecido con la amenaza de un apocalipsis nuclear” y pone en evidencia el “progreso científico desviado hacia fines ajenos al beneficio humano”.

Adamo Dimitriadis, retrofuturismo al óleo
Adamo Dimitriadis, retrofuturismo al óleo
Adamo Dimitriadis, retrofuturismo al óleo
Adamo Dimitriadis, retrofuturismo al óleo
Adamo Dimitriadis, retrofuturismo al óleo
Adamo Dimitriadis, retrofuturismo al óleo
Adamo Dimitriadis, retrofuturismo al óleo
Adamo Dimitriadis, retrofuturismo al óleo
Adamo Dimitriadis, retrofuturismo al óleo
Adamo Dimitriadis, retrofuturismo al óleo
Adamo Dimitriadis, retrofuturismo al óleo
Adamo Dimitriadis, retrofuturismo al óleo

Autor: Cristóbal Páez

Nació en Argentina a finales de los años setenta a orillas de la cordillera de Los Andes entre caña de azúcar, limones y una dictadura que ya despuntaba sus últimas locuras. Terminó la escuela como pudo y con 18 años se largo a viajar. Se unió a un circo en Buenos Aires, tocó el charango en las calles de Arequipa, comerció fósiles en el desierto de Atacama, vendió anillos en Rio y semillas para brujerías en La Paz. Llegó a la Europa de las vacas gordas y entre brindis y trasnochadas las vio adelgazar. El amor a las letras lo arrinconó en una de las esquinas de la vida, y con casi 34 años y la medida justa de rabia, fundó Verböten para escribir hasta morir o hasta que la tinta se acabe.