Daily Renders, fotografía molecular de Filip Hodas

De PhotoShop y microscopios

El trabajo de Filip Hodas llega en un momento donde el microscopio electrónico de barrido parece estar viviendo su segunda, o más bien, su tercera juventud. Imágenes obtenidas con una calidad notable de proteínas ambulantes, de la dentadura de un mosquito o de glóbulos blancos en persecución de bacterias inundan las redes sociales a todas horas. En Daily Renders, este diseñador checo de 23 años, interpreta libremente un mundo subatómico a partir de fotografías de minerales y paisajes naturales. Sobre el proceso creativo, Hodas afirma simplemente que, en su tiempo libre, somete las imágenes a “un montón de herramientas para diseño 3D”.

 

Filip Hodas | Verböten Magazine Cultural
Filip Hodas | Verböten Magazine Cultural
Filip Hodas | Verböten Magazine Cultural
Filip Hodas | Verböten Magazine Cultural
Filip Hodas | Verböten Magazine Cultural
Filip Hodas | Verböten Magazine Cultural
Filip Hodas | Verböten Magazine Cultural
Filip Hodas | Verböten Magazine Cultural
Filip Hodas | Verböten Magazine Cultural
Filip Hodas | Verböten Magazine Cultural
Filip Hodas | Verböten Magazine Cultural
Filip Hodas | Verböten Magazine Cultural
Filip Hodas | Verböten Magazine Cultural
Filip Hodas | Verböten Magazine Cultural
Filip Hodas | Verböten Magazine Cultural
Filip Hodas | Verböten Magazine Cultural
Filip Hodas | Verböten Magazine Cultural
Filip Hodas | Verböten Magazine Cultural
Filip Hodas | Verböten Magazine Cultural
Filip Hodas | Verböten Magazine Cultural

Autor: Cristóbal Páez

Nació en Argentina a finales de los años setenta a orillas de la cordillera de Los Andes entre caña de azúcar, limones y una dictadura que ya despuntaba sus últimas locuras. Terminó la escuela como pudo y con 18 años se largo a viajar. Se unió a un circo en Buenos Aires, tocó el charango en las calles de Arequipa, comerció fósiles en el desierto de Atacama, vendió anillos en Rio y semillas para brujerías en La Paz. Llegó a la Europa de las vacas gordas y entre brindis y trasnochadas las vio adelgazar. El amor a las letras lo arrinconó en una de las esquinas de la vida, y con casi 34 años y la medida justa de rabia, fundó Verböten para escribir hasta morir o hasta que la tinta se acabe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *