Víctor Enrich, arquitectura ficcional, 2016.

Víctor Enrich, arquitectura ficcional o arte funcional

Retorciendo la realidad

Víctor Enrich nos ofrece en sus trabajos variaciones ficcionales de iconos arquitectónicos de diferentes ciudades. Basado en coberturas fotográficas de arquitectura real y el tratamiento con técnicas avanzadas de diseño 3D, este artista español aborda la arquitectura desde un punto vista distinto, mucho más cerca de Escher o Dalí que del mismo Richard Meir.

 

Víctor Enrich, arquitectura ficcional, 2016.
Víctor Enrich, arquitectura ficcional, 2016.
Víctor Enrich, arquitectura ficcional, 2016.
Víctor Enrich, arquitectura ficcional, 2016.

Aunque formado como arquitecto en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, sus estudios en el ámbito de la manipulación digital de imágenes han sido de orden autodidacta.
Muy posiblemente, su fuerte vocación artística fue la responsable de alejarlo de los condicionantes del diseño más terrenales e irrenunciables como es el de la funcionalidad para centrarlo por completo en los aspectos más subjetivos de un proyecto.

Víctor Enrich, arquitectura ficcional, 2016.
Víctor Enrich, arquitectura ficcional, 2016.
Víctor Enrich, arquitectura ficcional, 2016.
Víctor Enrich, arquitectura ficcional, 2016.

Enrich aseguraba en una entrevista concedida a la revista estadounidense Wired, que durante el proceso creativo se concentra “sólo en la exploración geométrica de la arquitectura, sin ningún otro propósito que disfrutar de las formas que puedo obtener de su manipulación”.
NHDK, su serie más conocida, retrata de 88 formas distintas el edificio del NH München Deutscher Kaiser Hotel en la ciudad alemana de Munich, urbe representada en otros trabajos de este artista nacido en Barcelona en 1976.

Víctor Enrich, arquitectura ficcional, 2016.
Víctor Enrich, arquitectura ficcional, 2016.
Víctor Enrich, arquitectura ficcional, 2016.
Víctor Enrich, arquitectura ficcional, 2016.

Las piezas, disponibles en su web, son económicamente accesibles al gran público. ”No espero vivir de mi arte, eso sería muy egoísta, preferiría que fuera el público el que viviera de mi arte”, reflexionaba el artista barcelonés para un medio español.

Víctor Enrich, arquitectura ficcional, 2016.
Víctor Enrich, arquitectura ficcional, 2016.

Autor: Cristóbal Páez

Nació en Argentina a finales de los años setenta a orillas de la cordillera de Los Andes entre caña de azúcar, limones y una dictadura que ya despuntaba sus últimas locuras. Terminó la escuela como pudo y con 18 años se largo a viajar. Se unió a un circo en Buenos Aires, tocó el charango en las calles de Arequipa, comerció fósiles en el desierto de Atacama, vendió anillos en Rio y semillas para brujerías en La Paz. Llegó a la Europa de las vacas gordas y entre brindis y trasnochadas las vio adelgazar. El amor a las letras lo arrinconó en una de las esquinas de la vida, y con casi 34 años y la medida justa de rabia, fundó Verböten para escribir hasta morir o hasta que la tinta se acabe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *