El deber cotidiano de Cristina Ruggeri, alias Krydy

Líderes políticos y religiosos retratados en el baño

Cristina Ruggeri retrata con ayuda del PhotoShop a nueve de los máximos líderes políticos y religiosos del planeta sentados en el baño.

Travesuras con PhotoShop

La artista italiana Cristina Guggeri, también conocida por su seudónimo: Krydy, es la responsable de la serie de imágenes titulada “El deber cotidiano”. Guggeri retrata con ayuda del PhotoShop a nueve de los máximos líderes políticos y religiosos del planeta sentados en el baño.

Aunque su título original en italiano es “Il Dovere Quotidiano”, es en su traducción al ingles —The Daily Duty— donde radica el verdadero juego de palabras, “duty”, en el argot estadounidense, significa defecar; la traducción más fiel sería, “La cagada del día”.

Cristina Guggeri, nació en Cagliari en la isla de Cerdeña, proveniente de una familia de artistas, recibe una educación formal en bellas artes desde temprana edad. A finales de la década de los noventa se traslada a París (Francia) para continuar con sus estudios aunque finalmente regresa a Italia donde se dedica en la actualidad a la ilustración editorial.

El deber cotidiano de Cristina Guggeri | Verböten Magazine
El deber cotidiano de Cristina Guggeri | Verböten Magazine
El deber cotidiano de Cristina Guggeri | Verböten Magazine
El deber cotidiano de Cristina Guggeri | Verböten Magazine
El deber cotidiano de Cristina Guggeri | Verböten Magazine
El deber cotidiano de Cristina Guggeri | Verböten Magazine
El deber cotidiano de Cristina Guggeri | Verböten Magazine
El deber cotidiano de Cristina Guggeri | Verböten Magazine
El deber cotidiano de Cristina Guggeri | Verböten Magazine
El deber cotidiano de Cristina Guggeri | Verböten Magazine
El deber cotidiano de Cristina Guggeri | Verböten Magazine
El deber cotidiano de Cristina Guggeri | Verböten Magazine
El deber cotidiano de Cristina Guggeri | Verböten Magazine
El deber cotidiano de Cristina Guggeri | Verböten Magazine

Autor: Cristóbal Páez

Nació en Argentina a finales de los años setenta a orillas de la cordillera de Los Andes entre caña de azúcar, limones y una dictadura que ya despuntaba sus últimas locuras. Terminó la escuela como pudo y con 18 años se largo a viajar. Se unió a un circo en Buenos Aires, tocó el charango en las calles de Arequipa, comerció fósiles en el desierto de Atacama, vendió anillos en Rio y semillas para brujerías en La Paz. Llegó a la Europa de las vacas gordas y entre brindis y trasnochadas las vio adelgazar. El amor a las letras lo arrinconó en una de las esquinas de la vida, y con casi 34 años y la medida justa de rabia, fundó Verböten para escribir hasta morir o hasta que la tinta se acabe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *